• whatsapp+8617863625378
  • qieg@oilpresses.org

Por qué deben permitirse las máquinas expendedoras en las escuelas

Por qué deben permitirse las máquinas expendedoras en las escuelas

¿Deberían permitirse las máquinas expendedoras en las escuelas? Esta es una pregunta que ha enfrentado discusiones interminables a lo largo de los años. Sabemos que algunas personas apoyan la idea y otras no. A los padres, por ejemplo, les preocupa que sus hijos se excedan en hábitos alimentarios poco saludables. La mayoría tiene la idea de que las máquinas expendedoras solo dispensan grasas y azúcares altos. Bueno, esto no es cierto si consideramos un hallazgo reciente de CBS News.

Según el hallazgo, el gobierno de EE. UU., A través del Departamento de Agricultura, emitió una directiva que requería que las máquinas expendedoras distribuyeran refrigerios inteligentes y saludables sobre la basura. Desde que se emitió la directiva, estamos viendo máquinas expendedoras que dispensan alternativas más saludables como maní, palomitas de maíz y frutas frescas. Si podemos recapitular la pregunta inicial, la respuesta es sí y aquí hay 10 razones por las que:

1. Fomente una dieta saludable

Como se indicó anteriormente, las máquinas expendedoras de hoy venden opciones más saludables. En las escuelas, ofrecen opciones saludables como bocadillos de frutas, cereales, leche y yogur. Dado que la mayoría de los hábitos se enseñan en la escuela, a los niños les resulta más fácil aprender cómo y por qué comer de manera saludable debido a la disponibilidad de máquinas expendedoras. Además, las escuelas con máquinas expendedoras de alimentos están obligadas a seguir la directiva del gobierno sobre la lucha contra la obesidad infantil y otras afecciones relacionadas con la dieta.

2. Una opción durante la hora del almuerzo

Para las escuelas donde no se ofrece almuerzo y los estudiantes deben llevar comida, las máquinas expendedoras pueden ayudar mucho. Dado que estas máquinas dispensan opciones de alimentos nutritivos y saludables, a los estudiantes les resultará inteligente llevar dinero para comprar alimentos en las máquinas expendedoras en lugar de llevar el almuerzo para llevar. Además, aquellos que tienen requisitos dietéticos especiales no tienen que conformarse con lo que ofrece la escuela durante la hora del almuerzo. Es solo una cuestión de comprar lo que quieren siempre que puedan pagarlo.

3. Fácil acceso

La accesibilidad es un factor importante para todos los consumidores y no solo para los niños que van a la escuela. El consumidor desea acceder a los suministros fácilmente sin tener que caminar, andar en bicicleta o conducir una gran distancia. Esto es exactamente lo que prometen las máquinas expendedoras cuando están disponibles en las escuelas. Los estudiantes pueden acceder a ellos cómodamente durante el recreo y comprar lo que quieran si está disponible. También pueden comprar alimentos para llevarlos de regreso a casa.

4. El personal también puede beneficiarse

Las máquinas expendedoras no solo son beneficiosas para los estudiantes. Tanto el personal docente como el no docente pueden acceder a ellos y comprarles. Los miembros del personal no tienen que ser obligados a llevar el almuerzo para llevar o salir del recinto a buscar comida. Sabiendo que las opciones son de bajo costo, incluso pueden comprar algunas para llevarse a casa. Las escuelas, por lo tanto, deben hacer un esfuerzo para satisfacer también las necesidades del personal tanto como las de los estudiantes. Si, por ejemplo, el personal prefiere el café y el té a los refrescos, la dirección de la escuela debería considerarlo.

5. Una opción para estudiantes y personal con presupuesto limitado

Las máquinas expendedoras son generalmente un atractivo punto de venta porque son una opción económica. Los consumidores les compran porque prometen suministros más baratos. Por lo tanto, su disponibilidad en las escuelas es una noticia positiva para los estudiantes. Pueden comprar alimentos y suministros no alimentarios a bajo precio. Los miembros del personal con un presupuesto limitado también pueden beneficiarse de las máquinas expendedoras. Dado que los alimentos son de bajo costo, el personal puede planificar sus gastos todos los días.

6. Mantiene a los estudiantes y al personal alrededor

Desde el punto de vista académico, no es una buena costumbre ver a los estudiantes deambulando por las calles en busca de comida. Esto no solo es una pérdida de tiempo, sino que también es inseguro para los niños. Para asegurarse de que siempre se queden, vale la pena invertir en un par de máquinas expendedoras de alimentos. Las máquinas solo necesitan vender los alimentos que los estudiantes prefieren comprar. El personal también puede quedarse en la escuela ya que ya no tienen una razón para salir a buscar comida.

7. Concentración de combustibles en el aula

A los estudiantes les gusta comer, esa es una verdad universal. Entonces, es casi imposible para ellos concentrarse en clase cuando anhelan comida. Prefieren picar algo durante los descansos y esto se puede asegurar con la disponibilidad de máquinas expendedoras de alimentos. El hecho de que tengan la seguridad de acceder a las máquinas expendedoras durante su descanso los hace más relajados y más atentos en clase. Normalmente, es la preocupación de no saber dónde conseguir los bocadillos lo que hace que los estudiantes estén menos alerta en clase.

8. Un puente para las brechas nutricionales

Aunque es el sueño de todo padre ver a sus hijos comer sano en todo momento, no tienen control sobre lo que comen en la escuela. Los niños pueden necesitar vitaminas y minerales esenciales que no pueden obtener del desayuno que toman en casa o del almuerzo que sirven en la escuela. Sin embargo, dichos nutrientes pueden estar fácilmente disponibles en una variedad de alimentos saludables distribuidos por máquinas expendedoras. Los alimentos son ricos en vitaminas y proteínas y están destinados a compensar las deficiencias nutricionales que puedan estar experimentando los niños. Querrá esto para su hijo como padre preocupado.

9. No limitado a la comida

Las máquinas expendedoras pueden ser populares para vender alimentos, pero también pueden dispensar opciones que no sean alimentos. En las escuelas, pueden distribuir útiles como bolígrafos, lápices, cuadernos y cintas. En este caso, los estudiantes no se verán obligados a salir de clase para buscar estos útiles, ya que están disponibles en una máquina expendedora. También vale la pena señalar que la tecnología de las máquinas expendedoras ha mejorado mucho. Ahora tenemos máquinas expendedoras que permiten que los estudiantes se inscriban en eventos extracurriculares. Otros permiten la compra de artículos inusuales como computadoras personales, vendas y artículos de efectos personales.

10. Ingresos para las escuelas

Por último, las escuelas normalmente tienen un presupuesto extenso que deben cumplir. Por ejemplo, tienen que pagar facturas de servicios públicos, agregar libros nuevos y organizar viajes. Estos costos pueden cubrirse en parte con los ingresos generados por las máquinas expendedoras. Dado que se alienta a los estudiantes y al personal a comprar en las máquinas, siempre hay ganancias. Aunque no sea mucho, puede ayudar significativamente. Generalmente, una población escolar más grande requiere más máquinas expendedoras. A su vez, se generan más ingresos.

Pensamiento final:

No hay duda de que las máquinas expendedoras son una gran inversión en las escuelas. Tanto los estudiantes como el personal pueden beneficiarse de ellos. Las administraciones de las escuelas pueden obtener ganancias de ellos y también se puede cumplir con el asesoramiento del gobierno sobre la salud de los niños. Todo se reduce a la supervisión y el uso adecuados.

Artículos Relacionados